Aerotermia y bombas de calor

Aerotermia y bombas de calor

Los sistemas de aerotermia nacieron para facilitar la vida de los usuarios en la vivienda, debido a los cambios en los hábitos de consumo  de la población mundial, que se decanta por la sostenibilidad y la responsabilidad hacia el medio ambiente. Con esta filosofía nacieron los sistemas de autoconsumo, en donde el propietario del hogar se involucra de manera en el proceso de producción del consumo eléctrico del hogar.

Teniendo en cuenta que la calefacción supone el sistema de mayor gasto para la vivienda, las instalaciones de autoconsumo nacen para establecer un ahorro de energía que beneficie por completo a dos factores importantes en la sociedad: en primer lugar, a mitigar los efectos de las partículas nocivas que incrementan los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera y generan, por lo tanto, daños severos en el medio ambiente; por otro lado, todo este beneficio externo, por supuesto, reduce de manera considerable el dinero a la factura eléctrico del mes.

Los sistemas de climatización corresponden a un porcentaje elevado de la factura eléctrica. En concreto, casi el 50% del presupuesto total de un recibo de energía se destina al pago de la calefacción o los ventiladores. Sentirse cómodo y agradable en la vivienda por supuesto que es una necesidad al alcance de todos. No obstante, en la actualidad este tipo de equipos pueden mejorar sus condiciones para ofrecer un servicio más rentable a nivel económico y medioambiental.

El autoconsumo aporta una mayor cantidad de energía que la que realmente se consume. Es por esto que garantiza la eficiencia energética en el hogar, ya que su alto nivel de rendimiento hace que los sistemas no desperdicien suministro eléctrico durante el transporte o uso del equipo. Es por esta razón que el ahorro en tu factura se aprecia desde el primer día. Pero, antes de reconocer los beneficios que poseen estas instalaciones, es importante definir los componentes de la aerotermia.

¿Qué es la aerotermia?

Estas instalaciones proporcionan climatización en la vivienda a través de una bomba de calor. La aerotermia extrae alrededor del 75% del aire que procede del exterior de la vivienda, con el objetivo de calentar la casa y ofrecer agua caliente sanitaria. Se trata de un equipo eficiente, rápido y dinámico, capaz de captar la temperatura de fuera.

La aerotermia se compone de un ciclo termodinámico que comprime esa temperatura baja a través de un gas refrigerante. Lo mejor de este proceso es que es reversible, de tal manera que se obtiene tanto aire frío como caliente para poder emplearlo durante las épocas veraniegas como en las estaciones más frías.

Lo bueno de esta instalación es que puede combinarse con otros aparatos como el aislamiento, que retiene el calor y el frío durante más tiempo en el entorno del hogar y, así, ahorrar en todo el año. O con los equipos de domótica, que son capaces de automatizar la vivienda y programar las funciones de los diferentes aparatos electrónicos y electrodomésticos a través de la conexión a Internet.

Ventajas de la aerotermia

Se estima que, en comparación con el gas natural, que supone el sistema más demandado en cuanto a calidad y precio en España, reduce el consumo en un 25%. Y es más, equiparado al gas butano, la aerotermia ahorra casi hasta el 50% de la energía, lo que se traduce en una factura la mitad de barata.

Por su parte, aumenta la calidad medioambiental al conectar de manera estrecha con la naturaleza, puesto que los sistemas de autoconsumo extraen los beneficios de las fuentes de energía renovables, como el Sol, el agua o el viento; es otras palabras, recursos gratuitos y que no se agotan nunca.

Leave a Reply