Domótica y ahorro de iluminación

Domótica y ahorro de iluminación

Una de las cosas que más gasta en una vivienda (después de la climatización), es la iluminación, llegando a suponer casi el 25% de la factura de electricidad. Uno de los objetivos de la domótica en una vivienda es reducir el consumo de energía de los diferentes sistemas que se utilizan. Por esta razón, poder usarla para controlar la iluminación se convirtió, hace años, en un objetivo de este tipo de sistemas.

Centralizar el apagar o encender la luz o poder regular su intensidad son alguna de las funciones que se pueden controlar, de forma remota, gracias a los sistemas domóticos y una conexión a Internet en la vivienda.

Domótica e iluminación

Desde que se desarrolló la domótica en el mundo de la iluminación, las necesidades han ido cambiando. Si bien todo empezó con la posibilidad de encender o apagar las luces ya sea de forma automática o desde un control remoto, en la actualidad se han desarrollado incluso detectores de presencia que permiten encender o apagar la luz sólo si hay alguien en la sala.

También se han desarrollado sistemas que permiten determinar la cantidad de luminosidad (lux), en busca de un nivel óptimo de una regulación constante de luz, consiguiendo de manera automática, una cantidad de luz artificial perfecta, teniendo en cuenta factores como la presencia y la medida de la luz natural que tiene la estancia a iluminar.

Tras la llegada de la tecnología LED y su versión RGB,  se pudo empezar a elegir el color de la iluminación, los controles o la regulación de la iluminación. Esto permitió la creación de diferentes ambientes, el control de la intensidad e, incluso, del color. 

¿Qué podemos hacer en la iluminación gracias a la domótica?

Seguramente lo que mejor defina la actuación de la domótica en la iluminación es el control conseguido con el mínimo consumo de energía. Es decir, control y eficiencia energética.

Este control viene dado gracias a controladores remotos que pueden ser aparatos específicos o bien a través de dispositivos conectados a Internet. Si bien en la actualidad existen tipos de conexión como el ADSL y la fibra óptica, lo cierto es que , en muchos lugares, no llegan estos tipos, por lo que se han desarrollado sistemas como el Internet por satélite o el Internet WiMAX para poder disponer de conexión a Internet.

El consumo eficiente de energía, viene dado por la gestión del apagado de la iluminación si no hay personas en la estancia. Este tipo de apagado, como hemos dicho, se puede hacer de forma remota o automática, gracias a sensores de movimiento o presencia. También se puede conseguir el nivel adecuado de iluminación, en relación a  la luz natural, para ahorrar y tener sólo la luz necesaria para poder desarrollar la actividad en esa estancia.

En este sentido, la automatización en relación a la eficiencia de energía de un sistema domótico de iluminación, necesita de sensores de movimiento-presencia así como de medida del nivel de luminosidad. Estos sistemas son los que llevan la información al sistema domótico que realiza las acciones necesarias. ,

Tener iluminadas habitaciones vacías o que la iluminación en ellas sea excesiva es una de las razones de la pérdida de dinero y gasto de energía innecesario. Es en este momento donde, el ahorro de energía que genera el tener un sistema de domótica hace que se recupere la inversión realizada para instalarlo. Una vez recuperada dicha inversión inicial, el ahorro será total. Además, existen sistemas domóticos bastante asequibles, que no requieren ni obras, y que nos permiten ahorrar de forma muy eficaz.

 

Leave a Reply