Eficiencia energética y ahorro con los ventiladores de techo

Eficiencia energética y ahorro con los ventiladores de techo

El verano está a la vuelta de la esquina y nos enfrentamos al calor, el gran enemigo que quita el sueño todas las noches y el causante del aumento de la factura eléctrica del hogar. Si bien en invierno la calefacción supone casi el 50 % del presupuesto total de los recibos,  durante los meses más calurosos del año puede desequilibrar los número en el caso de que conciencie del ahorro de energía.

En este sentido, los ventiladores de techo conducen al usuario a la eficiencia energética, un objetivo que busca por un lado reducir el consumo eléctrico de la vivienda y, por el otro, trata de reducir el gasto en las facturas mensuales; esta alternativa puede sustituir a los aires acondicionados, cuyo desembolso descalabra por completo la cuota destinada al pago de recibos.

De acuerdo con los datos, el hecho de poseer un aire acondicionado es factible para una unidad familiar media en el caso de que el aparato sea eficiente, es decir, se realice un uso responsable y, además, posean una etiqueta energética elevada. Esto quiere decir que por las noches no es adecuado dejar el aire encendido para dormir frescos. Pese al calor, no es la medida más adecuada.

Se estima que en una vivienda consume una media de 184 horas al mes en aire acondicionado. Esto se traduce en unas 6 horas durante los cinco primeros días de la semana y que suelen coincidir con las horas en las que se sale de trabajar hasta la 1 de la mañana, momento en el que se apagan para dormir. En fin de semana, en cambio, el consumo sube a 8 horas.

Teniendo en cuenta que el precio de la electricidad ha subido un promedio del 10% anual en los últimos diez años, es lógico que se recomiende a los usuarios que previo a una instalación de aire, se analice de comprar ventiladores de techo para una mayor satisfacción, tanto ambiental como monetaria.

Estas variables de números de horas podrían alcanzar los casi 26 euros extra al mes en el caso de que no se disponga de una tarifa de discriminación horaria que no disminuya el precio de la electricidad durante una periodo de tiempo. El ahorro en electricidad es posible si se reduce el consumo y, además, se apuesta por aparatos más eficientes.

Ventajas de un ventilador de techo para la eficiencia energética en el hogar

Los ventiladores de techo poseen una cantidad de ventajas que no solo permiten la eficiencia energética en el hogar sino, que también producen una sensación fresca que puede sustituir al aire acondicionado, sobre todo durante las noches más calurosas. El movimiento de las aspas puede llegar a variar la temperatura en 8 grados. Una de las ventajas que poca gente conoce es que esta permuta puede ser al alza, es decir, existen modelos con función inversa de verano-invierno.

De este modo, el usuario puede aumentar los grados en el hogar durante los meses más fríos del año y no depender tanto de la  calefacción, ya que el ventilador de techo logra distribuir el aire de una manera más igualitaria para reducir las pérdidas de calor.

Los ventiladores de techo son ideales para zonas geográficas cálidas, como es el caso de España, que presenta unas temperaturas que sobrepasan los 36 grados de media durante los meses de verano. Por eso su uso se popularizó, sobre todo, en los territorios de área mediterránea o de costa.

Además, el mantenimiento de los ventiladores de techo no precisa de tantas reparaciones ni limpiezas tan exhaustivas como los aires acondicionados, los cuales precisan pasar controles de calidad y de llamadas a expertos en el caso de avería o sobrecarga.

Leave a Reply