Decoración e iluminación, el ahorro encubierto

Decoración e iluminación, el ahorro encubierto

Cuando pensamos en ahorrar energía en una vivienda empezamos a desenchufar aparatos, cambiamos de compañia eléctrica o usamos mil trucos para no poner la calefacción en invierno o el aire acondicionado en verano.

Sin embargo, nunca nos paramos a pensar que la iluminación y la decoración de nuestra vivienda también nos pueden ayudar a ahorrar energía (o no gastar tanto).

Iluminar y decorar ahorrando electricidad

Uno de los aspectos más importantes para poder usar la iluminación y la decoración para ahorrar en nuestra vivienda es ver qué tipo de iluminación vamos a usar. No es necesario que nos gastemos dinero en grandes lámparas o apliques, ni que pongamos muchas luminarias. Hay que pensar que la iluminación es uno de los aspectos que más electricidad consumen en una vivienda, por lo que colocar la iluminación correcta nos puede suponer un gran ahorro de energía y una reducción de la factura de electricidad.

Para decorar mediante la iluminación y a la vez ahorrar, podemos usar luminarias LED o bombillas inteligentes. Este tipo de iluminación, además de decorar, es la que más reduce el consumo energético, ya que consumen un 80% menos de electricidad.

Este tipo de luminarias son las más eficientes del mercado actual. Pese a que son luminarias más caras que las convencionales, el gran ahorro que conllevan las convierten en la mejor inversión para decorar mediante la iluminación.

Otro de los aspectos de la iluminación que debemos tener en cuenta para decorar es la intensidad de la luz. Si queremos crear diferentes ambientes en una estancia podemos usar luces de diferente intensidad. Si queremos una zona de relajación, la intensidad deberá ser menor. Si, por otro lado, estamos decorando una zona de estudio, la intensidad debe ser mayor pero de un tono inferior. Esto se puede conseguir con bombillas inteligentes o reguladores de luz.

Otro aspecto importante es la dirección de la luz. De forma general, la luz directa no se recomienda, a no ser que sea para un estudio.

La luz también permite jugar con los colores de las paredes. Así una pared clara, pero de tono beige o blanco crudo, mejorará la iluminación.

¿Se puede ahorrar energía mediante la decoración?

Mucha gente cree que la decoración solo tiene un fin estético, pero nada más lejos de la realidad. La decoración nos puede servir para ahorrar energía, y mucha. Veamos cómo.

Iluminación natural

Como hemos dicho, la iluminación es uno de los aspectos del hogar que más consumen. Aprovechar al máximo la luz del sol es una gran forma de ahorrar. Para ello, lo mejor son las ventanas grandes, que dejen pasar mucha luz.

Si, además, se usan materiales como el PVC, también se consigue un mayor aislamiento y ahorro en calefacción. 

Iluminación LED

Como hemos dicho, son las que menos consumen del mercado, y con diferencia. Si bien antes no se usaban porque sólo las había de colores fríos, actualmente existen de todo tipo de tonos, por lo que podemos adaptarlas a cualquier diseño y estancia. 

Las Tres “R”

Reducir, reciclar y reutilizar. En este caso no vamos a ahorrar de forma directa (para nuestra vivienda) pero sí de forma indirecta (en las plantas de reciclado).

Si somos capaces de reutilizar y reciclar cosas que se vayan a usar y darles un nuevo uso decorativo, también estaremos ahorraremos dinero.

Paredes y ventanas

Colocar una estantería llena de libros en una pared que dé al exterior nos proporcionará un gran aislamiento gratuito, lo que permitirá mantener la temperatura de forma más económica.

En este sentido,podemos usar el burlete. Un burlete es una tira de espuma, caucho, silicona o un cepillo que se adhiere a los marcos de las ventanas o las puertas para que se cierren de forma hermética. Los burletes de espuma se recomiendan más para rendijas pequeñas (de entre uno y cuatro milímetros) y los de silicona para las más anchas, ya que resisten más.

Otra de las opciones para mejorar el aislamiento de paredes que den al exterior es el uso de cuadros, que también tienen función decorativa.

Textiles

 Son uno de los aspectos más usados en decoración. Aunque no te lo creas, en verano también tienen una gran utilidad.En invierno, los diferentes textiles del hogar tienen una gran utilidad.

Cortinas

Sirven para regular la entrada de luz, aislar del frío del exterior y dar más intimidad y calidez a los espacios. Si combinamos dos cortinas claras y una más oscura conseguiremos todo lo anterior.

Las cortinas ayudan a que, si hay alguna fuga de aire en la ventana, éste no se propague por la vivienda.

Alfombras

Una alfombra nos aporta calidez y protección del frío del suelo, además de ser un gran elemento decorativo. Lo mejor que podemos elegir son los modelo de pelo largo y tejidos como la lana o el terciopelo.

Ropa de cama

En ocasiones, hacemos todo lo posible por estar caliente en el salón, pero descuidamos  el dormitorio, lugar donde estar caliente es muy importante.

Elegir sábanas gruesas y cálidas o un buen nórdico que resista las bajas temperaturas es una gran elección. Además, la gran cantidad de diseños nos permitirá decorar el cuarto a nuestro gusto.

Pintura y color

El tono de color de las paredes es uno de los protagonistas de la decoración de una estancia. Cuanto más oscuro es un objeto, mayor es el calor que absorbe.

Las paredes pintadas en colores claros ayudan a que una habitación parezca mejor iluminada, por lo que es una buena idea usarlos para pintar las paredes.

 

Leave a Reply